Turismo gastronómico: ruta de tapas por Sevilla

Si por algo se caracteriza Sevilla es por las muchas obras de arte que tiene en sus museos e iglesias.  Sin embargo, y aunque no es comparable, se caracteriza también por tener muchas obras de arte en su versión culinaria.

Hacer una ruta de tapas por Sevilla no es difícil, aunque sí es importante saber cuáles son las mejores zonas y barrios de la ciudad para que esta visita gastronómica sea lo más satisfactoria posible.ruta de tapas por sevilla

El centro de la capital hispalense es un lugar importante para visitar en una ruta de tapas: la calle Mateos Gago y la calle Las Teresas, ambas en el Barrio Santa Cruz, ofrecen al visitante los famosos los montaditos de pringá o el vino de naranja. Sin embargo, si nos desplazamos a un barrio cercano como el Arenal, podemos encontrarnos muchas tabernas típicas sevillanas donde tendremos la oportunidad de probar los distintos tipos de montaditos que ofrecen en la carta de los distintos bares.

Hacer una ruta de tapas por Sevilla es fácil si sabes qué lugares visitar. La zona de la Alfalfa, también en el centro, ofrece al visitante la posibilidad de probar mariscos, anchoas imperiales y arroz marinero. Y, si continuamos la ruta por el casco histórico de Sevilla, llegamos a la plaza de la Encarnación, donde están las famosas Setas. Esta zona está dentro del Distrito Centro, y en la calle Santa Catalina pueden probarse unas pavías de bacalao o garbanzos con espinacas que no dejarán a nadie indiferente.

A medida que el visitante se va acercando a la Alameda, en esta ruta de tapas por Sevilla, es probable que se encuentre con alguna abacería. Este tipo de comercio era muy popular antaño y consiste en tiendas de ultramarinos donde se puede consumir los  productos que tienen a la venta, acompañados de un vino.  Unas calles más allá de la Alameda, justo detrás de la Iglesia del Gran Poder, pueden degustarse una de las mejores croquetas de Sevilla, todo ello envuelto en un ambiente cofrade que no pasa desapercibido.

En esta ruta de tapas por Sevilla, el barrio de Triana es visita obligada. Sus bares con solera y sus calles con historia hace que tapear en este barrio sea una experiencia que no debes dejar pasar si visitas la ciudad. Pescaíto frito, pinchitos, aliños de zanahorias y una cerveza muy fría son algunas de las tapas, y bebidas, que no dejará indiferente a quien se anime a probarlo.

Salir a tapear forma parte de la cultura andaluza en general, y de la sevillana en particular, es una forma de vida. Los bares son un lugar que va más allá de “un sitio para ir a comer”; allí coincidimos con amigos y familiares y, también, se forman nuevas amistades. Es una forma de vida que aquella persona que visite la ciudad tiene que vivir: hacer una ruta de tapas por Sevilla y disfrutar de esta costumbre tan nuestra.

Ningún comentario

Publica un comentario